Alberto Valiño

Renuncia al usufructo vitalicio, ¿Ganancia patrimonial cero euros?

COMPARTIR

Criterio rocambolesco de determinación de ganancia patrimonial tras renuncia gratuita al usufructo vitalicio.

Supuesto

Nos encontramos con una viuda titular del derecho de usufructo sobre una vivienda por fallecimiento de su marido en 2002.

Años después (en 2013), decide formalizar ante notario escritura de renuncia al derecho de usufructo, a título gratuito, a fin de que sus hijos, titulares hasta entonces de la nuda propiedad de la vivienda, consoliden el pleno dominio.

Tributación en el IRPF de la renuncia al derecho de usufructo

Cálculo de la ganancia patrimonial según la AEAT

Se habría producido una ganancia patrimonial en el IRPF por parte de la viuda, calculada de la siguiente manera.

La ganancia patrimonial se obtiene por diferencia entre el valor de transmisión y el valor de adquisición.

Y aunque parezca chocante y contrario al sentido común,

cuando se produce una donación de un inmueble –o, como en este caso, del usufructo respecto del mismo-,

a lo que se equipara a efectos fiscales su renuncia-,

hay que determinar si se produce o no ganancia patrimonial y si es así,

tributar por ella en la base imponible del ahorro.

Si hay pérdida patrimonial, no se declara nada;

se obvia en la declaración de IRPF.

Valor de transmisión

 Fórmula:

Importe a efectos del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (con el límite del valor de mercado) menos los gastos satisfechos por el transmitente.

La AEAT en su comprobación,  fijó como valor de transmisión  26.682,24€,

que es el consignado en la autoliquidación del Impuesto de Donaciones (modelo 651) por los “donatarios”,

al que le resta 125,13€ pagados a la notaría por la escritura de renuncia.

Valor de adquisición

Fórmula:

Importe a efectos del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (con el límite del valor de mercado)

+ Inversiones y mejoras

+ gastos y tributos inherentes a la adquisición satisfechos por la ahora transmitente

menos (-) las amortizaciones fiscalmente deducibles al tratarse de un derecho real de uso y disfrute sobre bienes inmuebles.

La AEAT estableció un importe de 23.162,81€, cantidad que figuraba reflejada en la valoración del usufructo vitalicio en la escritura de Herencia del marido de la renunciante y que debió declararse en el Impuesto de Sucesiones;

y resta una serie de importes derivados de la amortización, no se sabe muy bien por qué, pero aquí se relacionan:

Los coeficientes de amortización mínimos a aplicar son:

  •  el 2% hasta el 31/12/2002.
  • el 3% desde el 01/12/2003.

Por tanto, los importes de amortización que se han tenido en cuenta han sido (1.447,52€):

  • En el año 2002: 398’53€

(23.162’81€ que figura como valor de adquisición x el 2% 314/365 días del año que tuvo el uso y disfrute sobre el inmueble).

  • Cada uno de los años que van desde el 2003 al 2012:

694’88€ (23.162’81 x el 3%).

  • En el año 2013: 354’11€

(23.162’81 x 3% x 186/365 días del año que tuvo el uso y disfrute sobre el inmueble). “

Valor de adquisición final: 21.715,29€

(23.162,81-1.447,52)

Ganancia Patrimonial. 4.841,82€

Esa ganancia, formará parte de la base imponible del ahorro, con una tributación de entre el 19 y el 23%, actualmente.

Cálculo de la ganancia patrimonial a criterio del TSJ Castilla y León

El TSJ coincide con la AEAT en que la renuncia al derecho de usufructo vitalicio a efectos fiscales se considera donación y que da lugar a una alteración patrimonial. Pero que para determinar si esa alteración ha producido o no ganancia patrimonial hay que estar, conforme a la ley del IRPF, al importe real del valor de adquisición y enajenación.

Que en el caso que nos ocupa, no puede hablarse de ganancia patrimonial, por cuanto la adquisición del usufructo vitalicio ha tenido un valor de coste cero, por cuanto se ha adquirido vía hereditaria, al igual que la transmisión, por cuanto con ella nada ha adquirido la recurrente (la renunciante)”.

Es decir, el TSJ entiende que el valor de transmisión es cero, ya que dicha renuncia no le reporta ninguna ganancia a la renunciante;

y que el valor de adquisición del usufructo también es cero, porque lo adquirió a título gratuito.

La argumentación parece de broma, pero ahí está.

Sentencia núm. 20/2019 de 1 febrero Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Burgos

COMPARTIR

Escríbeme para una consulta profesional personalizada.

Si quieres que te ayude con la herencia o con fiscalidad notarial, contáctame. Estaré encantado de ayudarte.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad